“Especia”

ESPECIA EMAIL

Última obras para el inicio de semana

Nada mejor que el sincretismo picante y mágico de la imaginación. “Especia” Óleo, acrílico, pluma y tinta sobre lienzo. 

Y es que la imaginación no tiene límites, como el subconsciente tantos recovecos al igual que conculvaciones en el cerebro; por ello, y por la mezcla de lo aparentemente opuesto, es que los significantes se unen para brindar la magia que luego serán percibidos e interpretados por el cerebro límbico, en su mayoría de varios observadores que sentirán rechazo o aceptación, verán fealdad o belleza, o encontrarán locura o cordura. Sólo espero producir emociones, y que sean 100% positivas.

Amedina Mejía. Obra personal.

Anuncios

Un cuento medio adictivo

Tomó el arma y con gran valentía disparó sobre la TV…

Y con un disparo de basura sobre su cabeza perforó sus ideas para colgarlas de la puerta, mientras ella, a la entrada de la habitación, describía con la sarcástica sonrisa que no pasaría por allí, y que preferiría entrar por la ventana para no caer en el juego que alumbraba bajo la puerta y que amenazaba atacarla. Era como una de esas trampas para capturar a grandes presas.

Se lanzó desde el ático para caer sobre el techo que daba al ventanal. Tomó el aire suficiente, el poco que dejaron  las hojas del sauce viejo que la catapultó sobre la humanidad de Jota. Se paró frente a él,  le miró a los ojos, y se dio cuenta que no existía espíritu dentro de su alma, que talvez, su pensamiento divagaba en su inconsciente.  Mostraba como a través del REM bajos sus párpados cerrados, su cabeza dirigida hacia la TV que saltaba de canal a canal, y su dedo, como presionaba con fuerza el arma que había destrozado su masa dentro de la estructura craneal. Era una situación sin control remoto, común para los habitantes una ciudad de estas en el tercer mundo.

Tomó aire y bajó su cabeza que dejó caer sus cabellos rubios largos sobre la alfombra de su amigo. Tomó el arma y con gran valentía disparó sobre la TV de Jota. TURN OFF y hasta ahí llegó la historia, justo en horario triple A.

Al día siguiente, los diarios ocultarían que muchos murieron noche a noche…

Álvaro Medina Mejía. #Cuentos.

Una obra de Palabras mágicas

ÉPICO. Una obra de la serie "Palabras mágicas"

ÉPICO. Una obra de la serie “Palabras mágicas”

Ilustración de tinta, pluma y lápiz que tiene por nombre “Épico”, un guerrero del medioevo inmerso en uno de los periodos claves de la historia de la literatura; por ello, pertenece a la serie de obras dentro del grupo “Palabras mágicas”

Obra personal Amedina Mejía. D.N.D.A.

Imaginarios de una tarde fría

CÚBICA email

Les comparto “Cúbica” Una ilustración más de la serie “Palabras mágicas” rayas y sombras a punta de tinta, pincel y pluma para representar la creatividad del imaginario que busca provocar a la razón.

Amedina Mejía

“Frik. El mago” para ilustrar el fin de semana.

Image

“Frik” es un personaje fantástico que vive entre lo mítico y lo surreal que resulta Camelot y sus alrededores. Un mago imperfecto, mitad humano, mitad gnomo, némesis y amigo del Mago Merlín.

“Frik” Óleo sobre lienzo, cuya medida es 25 x 60 cms. Mayo 2004. Vendido en el año 2005 en Bogotá.

Esta obra pertenece a una de las primeras pinturas de la serie “Paralelismo azul” comienzos de mi estilo personal.

Amedina Mejía (D.R.A.) – Alvaro Medina Mejía

Disertación de la tierra para volar

Image

Basado en la historia detrás de la pintura “Ícaro” #Amedinamejía

En cuanto puso los pies sobre la tierra, se dio cuenta del lago ubicado dentro de cada huella que lo había llevado hasta la hamaca donde durmió.

Era la hora aquella en la cual no alcanzas a identificar el tiempo exacto, cuando el cerebro descansa junto a Morfeo y los sueños insinúan, despierta que tengo algo para decir:  – “Estás inundado”  – Jajaja. Que buena deducción. Fue lo primero que su neocortex alcanzó a determinar.

Se levantó despacio y comenzó a caminar en puntas hacia el interruptor. Sintió que sus piernas empezaban a sumergirse en el agua y que su cuello estirado empezaba a inclinar la cabeza para que no se alcanzara a moj…. glup, glup, glup. Tres pasos más y empezó a nadar. Se sumergió de tal manera que vio a lo lejos una luz refractada sobre él, a través de algo que parecía un cristal.

Con la fuerza de un misil se disparó contra el hielo que se quebró y le permitió salir de allí. Era un escenario etéreo con una luna llena sobre él, con unos muros altos que formaban callejones, de los cuales salían pájaros y seres alados que caían de lo alto cuando sus alas se derretían a causa de la luz del sol que se veía desde allí.

Era el momento perfecto. Pisó tan duro que la tierra se sintió quejar. Tomó tal impulso que la misma luna tuvo que mirar. Y como si tuviese alas empezó a volar, agarrado de las enredaderas de los muros frente al árbol que dirigía sus brazos fuertes hacia el sol, se alejó de la zona lunar.

Llegó hasta la cima, miró hacia atrás y descubrió que había desaparecido su sombra. Era tan alto y estaba tan iluminado que perdió la noción del significado de la palabra oscuridad.

Miró hacia arriba y tomó la decisión. Abrió los ojos y vio como la luz le mostraba todo lo que la tierra no le enseñó. A levantar sus pies, a volar sobre ella y a descubrir que la lectura de una buena historia te puede hacer volar. (El mito de Ícaro)