INVITACIÓN. WORKSHOP LAS 4 VENTANAS DE LA COMUNICACIÓN EFECTIVA

INVITACIÓN. WORKSHOP LAS 4 VENTANAS DE LA COMUNICACIÓN.

Objetivos específicos:

– Reconocer las #4ventanas que se dan en un proceso de comunicación.

– Fortalecer el #lenguajeverbal y no verbal de los participantes.

– Promover la cultura de servicio, como un componente clave de éxito para las organizaciones.

– Desarrollar las habilidades comunicacionales que permitan convertir un No en un SI.

Contenido:

– Importancia de la comunicación efectiva
– El proceso de comunicación
– La persuasión y la comunicación positiva
– La asertividad y la lealtad de marca
– La comunicación no verbal
o Los gestos
o El rostro, las manos y la postura corporal
o La kinesia y la proxemia
– La comunicación verbal
o El tono, la dicción y la palabra
– El momento de verdad
o Las técnicas para el manejo de objeciones

Entrenador:

Alvaro Medina Mejía.

Twitter: @Amedinamejia

Blog: http://www.alvaromedinamejia.wordpress.com

 

Docente de Ventas, atención y servicio al cliente de la Escuela Arturo Tejada cano. Diseñador gráfico publicitario. Comunicador de marca, con formación y experiencia en comunicación social y corporativa desde el año 2008.
Asesor y entrenador de las empresas 5 Espirales y Raúl López & Asociados. Consultor y entrenador en comunicación positiva en empresas como: Oral Center y Swiss Andina Turismo 2008-2009. Asesor y entrenador de la empresa Sistecrédito S.A.S. y su escuela de ventas con sus empresas afiliadas como Totto, Mundial de marcas, Calzatodo, Diesel, Offcorss, Studio F, entre otras, durante los años 2009 y 2011. Consultor y entrenador en la Escuela de ventas a crédito de la empresa Intercrédito de Colombia del grupo Jhon Uribe e hijos S.A. con sus tiendas de moda, Americanino, Chevignon, Naf Naf, Rifle, Carrera, American Brands, Mango, entre otras, durante los años 2010, 2011 y 2012.
Información:

Dirigido a:

Profesionales y estudiantes de diseño de moda u otras áreas, asesores comerciales, encargados del área de servicio al cliente, emprendedores, gerentes de pymes, personal administrativo de las instituciones o empresas.

Anuncios

Y tú ¿Harías algo para calmar el dolor ajeno?

Este es un video recomendado para aquellos que sufren de Indolentis aguda.

El país español y su creativa propuesta de “las pastillas contra el dolor ajeno”, logró grandes resultados que se ven representados en sonrisas y bienestar a los menos favorecidos. A través de esta campaña se pudo ayudar a quienes no tienen cómo, ni con qué curar su dolor.

Este es un caso exitoso que va más allá de los modelos de Responsabilidad social empresarial (R. S. E.) de propuestas publicitarias, y de manos en los bolsillos para llevarlas al corazón.

Y tú ¿Harías algo para calmar el dolor ajeno?

DEGUSTACIÓN DE UN RELATO ENVENENADO. ÚLTIMA PARTE

DEGUSTACIÓN DE UN RELATO ENVENENADO. ÚLTIMA PARTE

Continuación. II parte.

Entré a la húmeda y calurosa pieza llena de cuadros con fotos en donde estaba con su tío el fundador de la compañía, había además, diplomas enmarcados que se movían al ritmo del vaivén del ventilador. – Siéntate Martínez que quiero hablar contigo, me dijo mirándome a los ojos. Se quitó el delantal y soltó el primer botón de su blusa que causó la caída de la placa que llevaba su nombre, Amanda Llorente. Ella se inclinó lentamente para recoger la placa y se sentó cerca de mí, sobre el posa brazos de la silla en la parte de adelante.

– Martínez, quiero que me disculpe por tratarlo de la manera como lo he hecho. He aprendido a apreciarlo y … Apretó su vientre, bajó la cabeza y agregó. – Creo que debemos dejar la conversación para más tarde. Y yo, estupefacto, moví mi cabeza y salí de allí atónito por lo que estaba pasando. Por primera vez, reconocía en un ogro a una doncella que se ocultaba tras el cargo de director.

Era viernes, el comienzo de fin de semana y eso hacía que la jornada tuviese un elemento adicional para tranquilizarme, llegué a la empresa y noté que ella no había llegado, todo se veía extraño, como extraño resultó el llamado de la gerente administrativa quien me dijo, – Martínez, este es el documento firmado por la directora Amanda Llorente quién lo nombró como el nuevo jefe de producción. ¡Felicitaciones!. Amanda hubiese querido estar presente para esta ocasión, ayer se lo iba a decir y no lo pudo hacer. De inmediato pregunté ¿y dónde está ella? La directora respondió: – Es una noticia que me tiene consternada, enfermó de repente y en estos momentos se encuentra en cuidados intensivos, parece que se comió algo que contenía veneno para ratón.

Sentí que me dolía el corazón, mi respiración era acelerada, me apoyé en el escritorio del lado y tomé un vaso de agua que calmó mi descontrolada situación. – ¿Le pasa algo Martínez? agregó la gerente. No, no pasa nada, es que me sorprendió esta terrible noticia, contesté yo.

Me dirigí hacia el puesto de trabajo, recogí mis cosas y las puse en el escritorio de la oficina que se me indicó. Tomé asiento y comencé a pensar, soy un asesino, ese buñuelo estaba en el piso, en un rincón que seguramente tenía veneno para ratón. Gutiérrez, Gutiérrez tiene que escucharme, pensé. Me levanté del puesto, caminé apresuradamente por entre la gente que me felicitaba y detenían mi paso, hasta que lo descubrí con su sonrisa contagiosa, yendo hacia un rincón junto a su máquina, ocultando una caja similar a la del veneno de ratón. Lo tomé fuertemente de su overol y le reclamé.- ¿Qué hiciste Gutiérrez? ¿Acaso sabías del veneno de ratón? Gutiérrez sorprendido respondió de manera calmada sacudiendo su overol. – ¿Qué estás diciendo Martínez? No sé de qué hablas. Le conté la situación, y ante ello, movió su cabeza de lado a lado y agregó – ¿Crees que yo tuve que ver con eso? Estás loco, y comenzó a reírse.

Desesperado salí corriendo de allí, ante los ojos de mis subalternos quienes me vieron sorprendidos. Entré a la zona administrativa y vi la puerta abierta de la oficina de Amanda, caminé lentamente para encontrar al mismísimo señor Llorente, junto a dos de los directivos, sentado en el puesto de su sobrina, secándose sus lágrimas con un fino pañuelo de bordado color salmón.

– ¿Quién es usted?
– Soy Martínez.
– ¿Martínez? El nuevo jefe de producción. Amanda lo mencionaba continuamente, apreciaba mucho su trabajo.
¿Sabe algo? Ella era una mujer muy sola. Acaba de morir. Se mató en su apartamento, la envenenó la soledad.
– No puede ser, le contesté.
Di la vuelta y caminé hacia mi locker. Desesperado y a punto de enloquecer, pateé la mesa de hierro y sorprendido pude ver como el viejo buñuelo salió de allí.
.
Se abrió la puerta de uno de los baños y se escuchó una voz, ¿te das cuenta Martínez? Era aquel de la sonrisa contagiosa. El buñuelo del otro día estaba recién hecho, se lo compré a una señora quien miraba con tal tristeza que luego de una corta conversación identifiqué que sufría de soledad.

Alvaro Medina Mejía. @Amedinamejia

Comunicación y crisis. Soluciones que van de la mano

Comunicación y crisis. Soluciones que van de la mano

Si bien las políticas de cada organización proponen un sinnúmero de temas y producen incontables documentos socializados ante los miembros de la misma, son las capacitaciones a directivos en planes de crisis las que por ejemplo resultan insuficientes, pues se convierten en algo tedioso que no logran adquirir el grado de importancia que estos debería tener.

La comunicación de crisis, corresponde a una de las áreas en donde se presentan grandes falencias, las cuales se perciben e identifican notoriamente en casos de infortunio que atentan contra la imagen, y por ende, contra la buena reputación de algunas empresas. Ahora bien, son muchos los casos en donde estas crisis resultan letales, involucran vidas humanas como pasó en Medellín con la tragedia de las Torres Space. La irresponsabilidad, la falta de preparación para los tiempos difíciles y los errores cometidos por algunos miembros de las organizaciones tiempos atrás, pudieron ser previstos y solucionados a tiempo.

Las compañías están en la obligación de elaborar planes de que contemplen posibles crisis, designar voceros ante los medios y públicos involucrados dentro del conflicto, y recordar cada día, previendo estas posibles situaciones, la responsabilidad social y el sentido ético empresarial que posee la empresa. Por ello, la comunicación de crisis, siendo una de las líneas de trabajo dentro de las funciones del comunicador social y corporativo de las organizaciones, se convierte en un enfoque profesional de vital importancia dentro de las mismas.

Una de las acciones claves que trae consigo el plan de crisis son las entrevistas de los voceros ante los medios o grupos afectados. Entonces ¿sabe usted que hacer ante dicha situación? A continuación le brindo siete recomendaciones para ese momento.

1. Investigue la situación antes de actuar
2. Piense lo que va a decir antes de hablar
3. Póngase en los zapatos de los afectados
4. Muéstrese conciliador y actúe de tal manera
5. No de puntos vista.  Sea objetivo
6. Tenga a la mano al menos un plan de acción que enfrente la situación
7. No pierda el control ante preguntas mal intencionadas

DEGUSTACIÓN DE UN RELATO ENVENENADO. Primera parte

bunuelo_y_cafe_adornos_de_navidad-rc4b7d991cf654a70a3db0a5d1b188236_x7s2s_8byvr_324

Al comienzo me tomaba toda una semana comprender las razones de sus reclamos y sobreponerme a sus insultos. Cada jornada era un suplicio constante que se prolongaba incluso, hasta el sonido de la campana que daba fin a la jornada de trabajo.

Siendo Llorente el personaje más influyente de la empresa, el único familiar vivo del anciano solterón fundador de la compañía, LLORENTE Y FAMILIA S.A. era la persona menos admirada y apreciada por los operarios de la planta, y por mí especialmente,  el coordinador de operarios.  Sin embargo, reconozco que era lástima el sentimiento hacia este personaje. Su presencia la comparaba con un buñuelo viejo que encontré oculto tras una bolsa plástica en mi locker, el cual había comprado días atrás a una señora quien miraba con tal tristeza que luego de una corta conversación identifiqué que sufría de soledad.

 Recuerdo aquella tarde de jueves en los primeros días de marzo, cuando agotado por la jornada de trabajo y los continuos regaños de Llorente, paré junto a los casilleros para mojarme la cabeza y mirarme al espejo, allí aparecieron los reflejos de los rostros indignados de dos compañeros que se acercaron para decirme, no estamos de acuerdo con el trato que recibes. Me retiré de allí y puse mis manos fuertemente sobre mi locker que se abrió para sacar disparado como a un cohete el buñuelo que rodó hasta parar debajo de la mesa de hierro que me impidió sacarlo de ahí para votarlo a la basura. Sentí en ese momento la risa contagiosa de Gutiérrez, irrumpió en la escena mirando hacia la mesa, mientras salía del inodoro apretando su correa. Me puse de pie y me eché a reír también.  Salí de nuevo a trabajar.

La mañana del día siguiente transcurrió en silencio a causa de la reunión de junta directiva; sin embargo, esa tranquilidad contrastaba con la tensión que vivía a cada momento, pues el día anterior había conversado con la sicóloga de la empresa para comentarle sobre mi situación.  No estaba dispuesto a soportar más a mi jefe.

Escuché luego el sonar de los platos y el vaciar de los baños que indicaban el fin de la hora del desayuno, y también, el fin de la reunión de junta que continuó con un, “Martínezzzz. Venga a mi oficina”. Tomé aire, agaché la cabeza y me dirigí hacia donde estaba ella.

– Tráigame un café cargado y consígame un buñuelo para desayunar. Necesito pasar un trago amargo. Y no se demore, agregó Llorente.

Esta situación era incontrolable, no soportaba más. Salí de allí frunciendo el ceño y expandiendo mis fosas nasales, y cuando llegué a mi locker para dejar mis guantes, escuché una vocecita que mencionó mi nombre y se acercó para abrir mi mano izquierda y entregarme el buñuelo que estaba bajo la mesa de hierro. Era Gutiérrez, quien de nuevo con su sonrisa contagiosa agregó:

– Escuché lo que pasó. Aquí tiene el buñuelo, lo limpié yo mismo.

No lo pensé dos veces y lo puse junto al café.  Volví a la oficina rápidamente conteniendo mi risa, coloqué el plato sobre su escritorio y cuando di la vuelta escuché con suave voz, -vuelve en diez minutos Martínez que quiero hablar contigo.

Mi jefe nunca me había tuteado, eso me dejó intrigado. Mientras caminaba hacia mi puesto me llamó Gutiérrez para preguntarme por lo sucedido, y yo le respondí: No lo sé, la vi comiéndose el buñuelo, hasta lo saboreaba, y luego, cuando me iba a ir me dijo en un tono suave, muy  femenino, vuelve en diez minutos.

Gutiérrez no se aguantó la risa y empezó a molestarme. Me decía: Lo que pasa es que se enamoró de usted. Y continuaba riéndose.

Pasaron los minutos, mi mente estaba en otro lado y yo sudaba. Sonó el reloj y caminé hacia la oficina de Llorente sin mirar a Gutiérrez quién parecía disfrutaba mi situación.

Continúa. Próxima entrega 27 de octubre. Última parte.

Personal Shoppers. Proyecto pionero en proceso.

Personal Shoppers. Proyecto pionero en proceso.

Las Personal Shoppers Tatiana Valdés, Estefanía Gómez y Valentina Osorio, del proyecto pionero estudiantes de la Escuela de Diseño Arturo Tejada Cano, sede Medellín, asistieron el pasado viernes a la cuarta etapa del proceso de preparación e inducción a las marcas de las Tiendas Swing.

Las Personal asistieron a la presentación de las colecciones de Americanino de fin de año en la sede de esta marca en la ciudad, en compañía de Juan Pablo Rodríguez, gerente de las tiendas y director comercial de la empresa Colcom del Grupo Jhon Uribe.